jueves, 1 de enero de 2009

descanso

tras una caminata, nada como un sueño reparador. (siesta, que se llama).

1 comentario:

Mamen dijo...

Jajaja son guapísimas. A la cocker no la he visto la cara, pero me la imagino. ¡Vaya dos bolitas de pelo! :-) :-) :-)