miércoles, 13 de mayo de 2009

antonio vega

la muerte, dicen, hace buenos a casi todos. manda cojones tener que morirse para que hablen bien de uno. sisa, en una de sus canciones, decía que no habia que tener miedo a los muertos, que habia que tenerlo a los vivos. los vivos, que son los que hablan y .... ¡hay cada lengua!. ahora le ha tocado morirse al bueno de antonio vega, y el ritual se repite. yo, es que no le escuchaba mucho (los temas típicos y muy poco mas). sí le vi en una ocasión. en noviembre de 1981, un concierto doble organizado en el jai alai de la peña alegria laurentina de huesca. recuerdo que nacha pop no me gustaron gran cosa, pero los que me resultaron infumables fueron los pegamoides de alaska (¡a mi que fui fan de primera hora de kaka de luxe!). lo cierto es que nunca me gustó la movida.

1 comentario:

Mamen dijo...

Completamente de acuerdo en que a quien hay que tenerle miedo es a los vivos y no a los muertos. Eso también lo digo yo muchas veces.

A mí las canciones de Antonio me llegaban mucho, no sé por qué. Si de Los Secretos siempre dije que eran unos "llorones" y no me iban demasiado, Antonio Vega relataba su tristeza de una forma mucho más especial, supongo que sería su forma de ser lo que atraía.

Sí que se fue un bueno, y se quedan muchos malos. Qué mierda.